Rotundamente Negra

"Segunda Edición"

En las páginas de “Rotundamente negra y otros poemas” se recoge un poderoso conjunto de poemas de reafirmación, identitarios, como se deduce de su explícito título.

De dos categorías humilladas y subalternas (mujer negra), Shirley Campbell Barr (afrodescendiente nacida en Costa Rica en 1965), alza la voz con orgullo de su identidad, de su condición, proclamando su dignidad: Me niego rotundamente / a negar mi voz / mi sangre y mi piel / (…) mi piel valientemente negra»; «Hoy disfruto con sobrada elegancia / mi negrura. De esta manera, este volumen nos presenta piezas contundentes, que ponen sobre la mesa el reconocimiento del pasado, del linaje de género y raza. Aunque la escritora habla en primera persona, se trata de un sujeto con el cual pueden muchos identificarse, y que se vuelca en la comunidad.

Con todo, se trata de un poemario que se nuclea alrededor de lo positivo (no de la denuncia); se convierte, por tanto, en un libro movilizador. Estas páginas insisten en la desobediencia (porque me cansé de callarme la lengua / y la piel / y el alma / y se me cansó la nuca / de tanto llevarla arqueada / de tanto mirar al suelo), en construir un camino propio.

La escritora elabora una reivindicación de la memoria al mismo tiempo que plasma anhelos y esperanzas (los cuales son disparados por los hijos). Al respecto, estremece la serie de poemas en los que la poeta habla de y con sus abuelas. Resultan textos paradigmáticos y muy significativos: a nivel político, en la visibilización de luchadoras cotidianas, en la emotividad, en el tono cercano y en vinculación comunicativa