Desde El Principio Fue La Mezcla

La poesía de Shirley Campbell Barr llama a la reflexión, pero no es el sentido más utilizado del término como observación de la realidad y el análisis crítico desde afuera, sino en relación con el acto humano de repensar, de cuestionar y de reinventar el mundo, que es reinventarnos como individuos y como sujetos sociales. No podría ser de otra manera cuando un yo lírico femenino nos habla de esperanza, optimismo, fraternidad, solidaridad y amor materno, sin dejar de lado la ancestral, el asombro ante el mal (la guerra, la discriminación, la marginalidad, la injusticia) y lo erótico inherente al ser humano.

Imágenes concentras del mundo conocido y metáforas inteligibles; forma depurada y estilo fluido, invitan e incitan a la lectura y a identificarse con palabras franca, directa, llana y sin rodeos metafísicos. Estos son los rasgos de la poesía de Shirley Campbell Barr: una voz autorial nacida en el alma de una mujer afrodescendiente.